La situación deplorable de la salud mental en México

#yoconfieso

Pasaron 14 años, dos intentos de suicidio, dos psicólogos y dos psiquiatras, antes de recibir el diagnóstico de trastorno bipolar tipo 1. Durante ese tiempo, yo sabía que algo no andaba bien conmigo. Había focos rojos por todos lados. Para mí no eran normales ciertas conductas que tenía y las decisiones que tomaba en diferentes etapas de mi vida, pero no podía frenarme al impulso. No había forma. La intensidad de mis emociones, mi juicio errático, mi pensamiento obsesivo y acelerado, la adicción al sexo, las noches de fiesta sin control con alcohol y drogas, el despilfarre de dinero, los arranques de ira, el sentimiento de grandiosidad, las depresiones y días oscuros, el aislamiento, las voces, las ideas suicidas… Muchas veces creí que, en realidad, estaba loca…

La salud mental es una necesidad básica. Así de sencillo. Pero el estigma que existe alrededor de los trastornos mentales, provoca la poca importancia que se la da a la salud mental, y después de vivir una pandemia mundial, es imperativo que se le preste mucha atención.

El estudio más actualizado sobre la psiquiatría en México se realizó en 2016 y fue una investigación en conjunto entre el Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina de la UNAM y la Dirección de Servicios Clínicos del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz.

El panorama es desolador. La investigación arrojó resultados como que en México solamente ejercían 4393 médicos psiquiatras. La tasa era 3.68 psiquiatras por cada 100 000 habitantes. En todo el país hay 32 hospitales psiquiátricos con una capacidad para atender solamente a 4000 personas.

El 42.09% de las psiquiatras ejercen en la CDMX; el 11.22% en el estado de Jalisco; y 7.03% en Nuevo Léon. El 39.66% restante ejerce en 29 estados y principalmente en zonas urbanas.

Y en cuatro años no creo que estas cifras hayan aumentado radicalmente.

De acuerdo con la Asociación Psiquiátrica Mexicana (APM), los trastornos mentales afectan a casi el 30% de la población en nuestro país, pero sólo uno de cada cinco recibe un tratamiento. Las trastornos mentales que más aquejan a los mexicanos son la depresión, ansiedad, esquizofrenia, trastorno bipolar y trastornos obsesivos. Y en el 2019 la depresión alcanzó la segunda causa de discapacidad en el mundo.

Actualmente, el presupuesto federal para atender a personas con trastornos mentales es de apenas 2% de lo que se destina en salud, y ningún seguro de gastos médicos da cobertura a trastornos mentales.

Sabía que los resultados de mi investigación para escribir esta entrada me iban a impactar. Afortunadamente yo soy ese uno de cinco que recibe tratamiento, pero sólo imaginar que hay millones de personas viviendo con trastornos mentales sin ser atendidos, me preocupa y siento mucha compasión por ellas.

Los trastornos mentales son multi factoriales siempre. Influyen el entorno familiar y social, si la persona ha sufrido un trauma, la química cerebral, el estilo de vida, el nivel de educación y hasta la genética, y se presentan normalmente como una combinación de alteraciones del pensamiento, percepción, emociones, conducta y relación con los demás. 

No recibimos una educación sobre la salud mental. No nos fomentan que debemos procurarla y que es igualmente importante que la salud física. Hay poca información sobre trastornos mentales y los diferentes tratamientos que existen. Esto propicia que el diagnóstico de un trastorno mental tome entre 7 y 20 años.

Hay demasiada reticencia a consultar profesionales en la salud mental. Simplemente decir que vas a terapia con un psiquiatra y tomas medicamentos, sigue siendo mal visto y juzgado. Todos los trastornos mentales, en el imaginario colectivo, remiten a locura, camisas de fuerza, violencia, pabellones psiquiátricos y terapias de electrochoques.

Existe segregación con personas que tienen trastornos mentales. No puedes ni siquiera decirlo en una entrevista de trabajo, y mientras menos gente sepa de tu trastorno, es mejor. No se habla de estas cosas.

Tener un trastorno mental puede derivarse en una vida miserable y de mucha soledad. Puedes lastimar a quienes más te quieren. No ser capaz de mantener un trabajo y lograr solvencia económica. La posibilidad de establecer relaciones sanas y perdurables de pareja, con los amigos, la familia y los colegas es muy baja cuando tienes un trastorno mental y no recibes tratamiento.

Todo esto lo aprendí en los 28 años que tengo lidiando con mi trastorno. Es más de la mitad de mi vida. He tenido la dicha de conocer a muchas personas con trastorno bipolar, esquizofrenia, depresión y desórdenes alimenticios, y puedo decirles que todos están muy lejos de la locura. Son personas creativas, sensibles, empáticas, con fortaleza y cada uno con su propia historia de vida. También están llenas de sueños, tienen aspiraciones y su lucha más agotadora es tener conciencia sobre su trastorno y lo que desencadena en sus vidas. Los trastornos mentales no definen a las personas. Yo siempre grito a los cuatro vientos cuando estoy en episodios maníacos o depresivos que NO SOY YO. En verdad. No se puede controlar. No es cosa de “echarle ganas”. No se trata de voluntad.

No hay síntomas físicos en los trastornos mentales. Por lo menos a mí no me duele nada nunca. Eso confunde mucho. ¿Por qué tengo que tomar medicamentos si me siento bien físicamente? Y todos los medicamentos para trastornos mentales tienen efectos secundarios muy culeros, que casi nunca te los dicen, los vas descubriendo. Yo me siento a veces un conejillo de indias. Que ya no tomes esta medicina. Que baja la dosis. Que ya generaste resistencia y debemos cambiar todo el tratamiento. Siempre es así. Y los medicamentos son caros, aun en genéricos.

Con mi experiencia, les puedo decir que los trastornos mentales requieren de un tratamiento integral. De lo contrario, no hay forma de alcanzar la eutimia, término clínico para los estados de ánimo normales. (Dime, Foucault, ¿quién dicta la norma?)

Yo he sobrevivido mi trastorno bipolar porque soy responsable con la medicación. He asistido a terapia psicológica por periodos largos, y la corriente que recomiendo para trastornos mentales es la cognitiva-conductual. Informarse es fundamental, y no con Google. Sí hay literatura médica que aborda la mayoría de los trastornos mentales. Me apoyo con mariguana y unas gotas de THC y CBD, cuido mucho mi alimentación, trato de dormir por lo menos ocho horas diarias y el ejercicio es el gran aliado de los trastornos mentales.

Pero lo que me salva de mí misma es la escritura. No me queda duda, y yo creo que todos los trastornos mentales pueden ser encauzados y es un gran desfogue hacer lo que te apasiona. No necesariamente tiene que ser una disciplina artística, pero ese trastocamiento en el cerebro, que distingue a las personas que tienen un trastorno mental, puede ser catapulta para hacer cosas con tintes de genialidad.

Sensibilizar a la gente sobre trastornos mentales es una de mis tantas luchas y sólo espero que muy pronto se genere una conciencia sobre lo crítico que es atender la salud mental.

En México sólo existe una asociación enfocada a la salud mental y está en la CDMX, pero engloba todos los trastornos mentales. Voz Pro Salud Mental, y tienen la capacidad de canalizar a la gente con especialistas y realizan muchas actividades encaminadas a romper uno de los tantos silencios sociales y brindar apoyo a personas que, sin provocarlo, viven con un trastorno mental. Invertir en la salud mental, sólo trae grandes beneficios.

Y cierro con una frase de Wayne Dyer: “El estado de tu vida no es más que un reflejo del estado de tu mente.”

***

Autor: Escritora Sx Bipolar

Creative writer, bookworm, Netflix junkie, cat-lover, ballet enthusiast and tobacco is my fucking addiction...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s