Relaciones abiertas: ¿libertad o inmadurez?

#yoconfieso

Es curioso (y me alegra) que cada vez son más las parejas que deciden tener una relación abierta, o por lo menos intentarlo. Puede resultar muy confuso para muchos el hecho de saber que, a pesar de estar comprometido con alguien y sentirte feliz a su lado, existe la posibilidad de disfrutar la compañía de otra persona, o de varias.

Nos han educado a ser fieles. Tener muchas parejas sexuales sigue siendo mal visto, más si eres mujer. En México, la poligamia es causal de divorcio, y en algunas culturas lapidan a las mujeres infieles. Entonces, ¿por qué son cada vez más las parejas que buscan una relación abierta?

Cuando era adolescente, recuerdo escuchar a la mamá de una gran amiga decirme que un solo hombre no te puede dar todo lo que deseas y necesitas. Yo no busco que me den todo y tampoco necesito de nadie, pero sus palabras se grabaron en mi memoria y desde entonces he analizado si es verdad o no que una sola persona puede darte todo lo que buscas en una relación de pareja.

Está comprobado que la etapa de enamoramiento dura entre cuatro y seis años. Una vez transcurrido ese tiempo, si no interviene la voluntad para amar al otro, es posible que la relación termine. Psicólogos de la Universidad de Stanford concluyeron que el ser humano sostiene una serie de relaciones monógamas a lo largo de su vida. Esto rompe el esquema de un solo amor para toda la vida. 

Ahora, ¿qué sucede cuando termina la etapa de enamoramiento tan intoxicante que consume a quien sea y te hace pensar que has encontrado a la persona con la cual quieres vivir por el resto de tus días? Te das cuenta que tu pareja es un simple ser humano imperfecto, con virtudes y defectos, con una personalidad definida, diferentes necesidades y hasta traumas. Es por ello que una vez que el enamoramiento termina debe intervenir la voluntad para generar una relación perdurable, amorosa, sana. La rutina es el enemigo del amor, y cuando pasa la euforia del enamoramiento, hay que ser creativos para mantener vivo el amor. Todos los días. El diálogo basado en respeto y la escucha activa, son clave para sostener una relación de pareja.

Las parejas que mantienen una relación abierta, establecen acuerdos que deben ser respetados para que en realidad funcione esa apertura. La base de una relación abierta es la libertad de tener sexo con otras personas sin olvidar que el verdadero compromiso es con la pareja. Al parecer el acuerdo permite infidelidad física, pero busca la fidelidad emocional. Es sutil esa diferencia, pero comprenderla es la base para que funcione una relación abierta.

Sin caer en moralidades absurdas y sin la mirada prejuiciosa, podría resultar peligroso mantener una relación abierta, pues la posibilidad de entrar a una nueva fase de enamoramiento con alguien más es real. La reacción bioquímica en el cerebro cuando tienes sexo, produce estados que originan cercanía entre dos personas y el “riesgo” de amar a dos personas o más es latente cuando decides tener una relación abierta.

Yo soy defensora del amor, siempre lo digo: soy una adicta funcional y una puta del amor. Voto para que entre seres humanos prevalezca el amor por sobre todas las demás cosas. Pero para muchos, el amor de una pareja incluye fidelidad. Cuando ésta no existe, las reglas del juego deben ser lo suficientemente claras para que nadie resulte lastimado.

Si ambas partes respetan los acuerdos, me parece que mantener una relación abierta es posible, pero esa libertad, que para muchos es inmadurez y evasión al compromiso, debe ser ejercida con responsabilidad y honestidad. Lo único que tenemos es nuestra palabra y no poder sostenerla es una traición de cobardes.

Si dos personas se consideran aptas para estar con alguien más en la intimidad sin que afecte lo que sienten el uno por el otro y el proyecto de vida que comparten, una relación abierta puede ser muy satisfactoria, divertida y más duradera.

Una nueva forma de relacionarse está surgiendo y sólo el tiempo podrá decirnos si una relación abierta es libertad o inmadurez.

***

Autor: Escritora Sx Bipolar

Creative writer, bookworm, Netflix junkie, cat-lover, ballet enthusiast and tobacco is my fucking addiction...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s