Y, ¿qué es el matriarcado?

#yoconfieso

Cuando lancé este blog hace unos tres años, además de estar un poco temerosa por mis “temas” (siempre escribo lo que me da la gana, pero es innegable mi voz feminista), no imaginé que tendría lectores hombres. Al menos, no tantos. Y me pone contenta justo eso, porque me demuestra que hay muchos hombres dispuestos a entender y apoyar el movimiento feminista.

Si les soy honesta, no me levanté un día de mi cama y dije mirándome al espejo: Seré feminista y pelearé por todas las mujeres. Así no fue, y cuando decidí ser escritora de tiempo completo hace unos años ya, me metí a una lucha sin darme cuenta. No ha sido sencillo. Me han atacado (y siempre son mujeres), tratan de silenciarme y me censuran.

Siempre pasa algo similar cuando publico entradas desde mi postura feminista. Causan revuelo mis publicaciones en redes sociales y se abre el diálogo, y como mis “temas” son incendiarios, más el discurso de odio en redes sociales, se ponen muy buenas esas discusiones (aunque sí he presenciado insultos entre mis lectores, y eso me pone muy triste).

Esta entrada es en realidad una idea original de uno de mis lectores hombres. Cuando publiqué hace un par de meses La otra pandemia, este buen hombre me pidió que escribiera sobre matriarcado, pues me dijo que existen muchas familias donde el poder y la violencia los ejercen las mujeres.

Y tiene toda la razón, al grado de decirle que eso es, de hecho, nada más una réplica del patriarcado. Tal cual. Me duele reconocer que sí existen mujeres violentas que encarnan el patriarcado.

Pero más allá de quererlos convencer de lo que sea y de soltar palabras que hagan parecer que domino el “tema”, mejor les platico por qué me volví feminista.

Lo hice porque entendí que no es una guerra de mujeres contra hombres. Es una lucha contra el sistema social en el cual vivimos todos sin importar siquiera las coordenadas geográficas. Ese sistema oprime a todos los grupos sociales desfavorecidos, no solamente a las mujeres. Es un sistema hegemónico de poder y violencia.

Ser sobreviviente de violencia sexual legitima aún más mi lucha. Yo sí vi cara a cara el poder del patriarcado y es un trauma que me sigue jodiendo la vida. En fin. También me di cuenta de todas esas mujeres invisibles en mi país. De la situación laboral desigual. Del poder de los roles de género. Sin olvidar la discriminación y el acoso sexual. Abunda la misoginia. Nuestra educación machista. Pero lo más difícil fue romper el silencio sobre la violencia de género, considerada pandemia mundial por la Organización Mundial de Salud desde hace varios años ya.

La revolución feminista ha evolucionado a través de varios siglos y logros como el de las sufragistas, les brindaron oportunidades a las mujeres para poder participar activamente en la sociedad. Hay tantos frentes feministas porque hay mucho camino por andar todavía, y es igual de crítico eliminar la brecha salarial, como erradicar la violencia de género.

Me volví feminista porque no creo en el separatismo. No odio a los hombres, ni me siento superior a ellos. Lo que soy es realista y racional y no me cabe duda que sí somos muy diferentes hombres y mujeres, pero eso no significa que no podamos gozar de vidas equitativas, en todo plano.

Las pocas sociedades matriarcales que existen en verdad, no siguen un modelo como tal. No son iguales y surgieron de diferentes maneras, pero si hemos de definir el matriarcado, sería una sociedad en la cual las mujeres tienen un rol central de liderazgo político, autoridad moral y control de la propiedad y de la custodia de sus hijos. Se parece mucho al patriarcado, ¿no? Es interesante esa teoría que sostiene que en un inicio el ser humano vivía en sociedades matriarcales, pero cuando el hombre se convirtió en monoteísta, surgió la figura patriarcal.

La deconstrucción del sistema social en el cual vivimos, es lo único que nos va a permitir alcanzar los ideales del feminismo: una sociedad igualitaria, sin importar siquiera el género, donde se viva en libertad, sin miedo ni cualquier tipo de violencia.

Y como creo en esos ideales, me volví feminista, y como siempre les digo: seré capaz de llevarlo hasta las últimas consecuencias con tal de liberarnos de la carga patriarcal y hacer de este mundo uno mejor… Ojalá nos dé tiempo…

***

Autor: Escritora Sx Bipolar

Creative writer, bookworm, Netflix junkie, cat-lover, ballet enthusiast and tobacco is my fucking addiction...

2 comentarios en “Y, ¿qué es el matriarcado?”

  1. Hola, en tiempos exacerbados de violencias en todos los frentes, y donde las mujeres llevan la peor parte, es interesante y esperanzador encontrar una voz femenina que comparta la idea de no estar de acuerdo con separatismos y sus ideas fundamentalistas. Requerimos conciencia social y solidaridad, y eso nos debe llevar a buscar estrategias creativas, conjuntas, codo a codo, para lograr esa deconstrucción y transformación qye permita a todos, y fundamentalmente a las mujeres tener ese derecho negado a una vida digna. Me encantó su texto. Lo compartiré. Saludis y Gracias. Rudolf Rueda.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s