Ojalá fuera poetisa – una declaración erótica –

#yoconfieso

“Sé que voy a quererte sin preguntas, sé que vas a quererme sin respuestas.”

Mario Benedetti

No encuentro explicación lógica. Será que en el amor no se piensa. Tampoco encuentro las palabras y me molesta. Ojalá fuera poetisa, sólo así podría escribir algo tan hermoso como lo es estar con él. Quiero hacer versos que rimen, jugar con analogías, crear metáforas… Pero no soy poetisa. Me entristece. Sólo con un poema le quedaría claro lo que me sucede cuando coincidimos en tiempo y espacio.

Quisiera que supiera que, al besarme, quema tanto cuando se separa de mí para tomar un respiro. La piel se me eriza cuando siento su aliento en mi cuello. Ansío fundir mi cuerpo con el suyo. Tenerlo encima de mí, adentro de mí. Sus caricias suaves con esas manos tersas me aceleran el ritmo cardiaco. El fuego interno me consume desde el momento en que se acerca buscando mi boca.

Me gustaría hallar la forma de que se entere que vuelve en cada sueño que tengo y despierto por las mañanas húmeda, con el deseo de perderme entre sus piernas y la urgencia de ser suya toda una noche. Desde que lo conocí, sé lo que es vivir con un suspiro en el pecho y con ansiedad en el vientre. Mi cuerpo reclama el suyo. Quiero descubrir todos sus olores. Probar todos sus sabores. Recorrer con mi lengua su espina dorsal hasta hacerlo estremecer. Y si supiera que mis labios aprendieron a besar aquella noche que me robó un primer beso, no dejaría de besarme.

Todo se detiene cuando, con sonrisa cautivadora y una mirada cargada de complicidad, se he percatado que me ahogo en deseo a su lado y está listo para sentir a una mujer que se rinde ante él y sin pudor alguno suelta el cuerpo para recibirlo y dejarlo entrar hasta sus entrañas.

Ojalá tuviera el valor para decirle que su sudor me embriaga. Que esa belleza que destila la quiero impregnada de manera eterna en toda mi piel. Podría beber cada gota de sudor que escapa por cada uno de sus poros.

¿Cómo le dejo saber que encendió mi mar en calma y los orgasmos que me provoca llegan a doler sutilmente por su intensidad? Se me empaña la mirada con lágrimas dulces cuando tengo un orgasmo con él y al cesar esa explosión de placer, sólo quiero pedirle que lo vuelva a hacer. Una y otra vez.

Dormir entre sus brazos se ha convertido en una de mis cosas favoritas. Después de ese festival pasional, sentirlo tan cerca de mí, me invade de paz y podría morir en ese instante. Sería, de hecho, un final glorioso. Irme entre sus brazos. Eso sí sería poético. No podría ser de otra manera, pues también entre sus brazos renací.

Me sorprendo buscando su aroma en el viento y siempre estoy atenta a escuchar el llamado para ir a encontrarme con él en ese lugar tan íntimo y único en el cual me hace la invitada de honor cada noche, pero para terminar como la prisionera de sus labios.

Si supiera que cada vez que me marcho de su casa, vivo un pequeño infierno porque no sé cuándo volveré a verle. Intento lidiar con esa incertidumbre como estoico, pero a veces es insoportable la espera. Y lo que tampoco sabe es que antes de salir de su casa, ya estoy pensando la manera para regresar a ella lo más pronto posible.

Me olvido del mundo entero cuando me abraza, me siento infinita y algún día le confesaré que llevo contados todos nuestros besos. También le susurraré al oído que no quiero caricias de otras manos. Sólo las suyas saben andar por mi cuerpo.

Lo que siento por él rompe toda la tranquilidad con la cual burlo la vida. Constantemente me distraigo fantaseando con él. Algún día le diré, con un poco de pena, que todas las noches me complazco pensando en él. Es dueño de mi cuerpo y mi mente. No hay cabida para nadie más.

No importa que otros labios lo besen o haya otro cuerpo caliente en su cama. No es el precio a pagar, es como debe ser. Mi pretensión nunca fue conquistarlo para en realidad colonizarlo y alejarlo de lo que tanto anhela: su libertad. A decir verdad, ya es un hombre libre y no hace falta decir que es él quien dosifica nuestros encuentros, pues sabe que, si estoy con él día tras día, es probable que pierda cabeza y me entregue sin mesura a ese deseo que provoca en mí, dejando por completo de lado cualquier otra labor.

Me atemoriza contarle todo esto. Pero sé que él ya lo sabe. No se puede ignorar el perfecto vaivén de dos cuerpos candentes. El baile de nuestros cuerpos es uno que podría bailar sin cansarme jamás de él. Noche tras noche.

El tiempo que me quede a su lado serán los días más felices de mi vida. Me gustaría pedirle que no me deje ir jamás. Aun cuando me hace sentir única cuando me mete a su cama y me colma de placer, recuerdo su gran debilidad por las mujeres. Sólo espero que una de ellas no le robe el corazón algún día y me aparte de él porque, así como se proclama mujeriego, es un hombre de principios y valores y, aunque no me la haya dicho, sé que es fiel.

Ha sido cuidadoso, paciente, gentil y ha sabido llevarme por un territorio desconocido para mí. Me toma fuerte de la mano para sentirme segura y no tener miedo de lo que se desata en mi cuerpo cuando estoy con él.

Jamás imaginé que podría desear así a un hombre. Lo creía vedado para mí y ahora que me he develado todo un cielo pintado de colores, no me apena no haberlo conocido antes. Era él quien debía desaparecer cicatrices y enseñarme lo que es hacer al amor. Se lo haré saber pronto. Aunque creo que ya lo sabe también.

Y ojalá fuera poetisa, sólo así podría decirle todo esto con palabras que hagan eco en su corazón y quiera hacerme el amor mil noches más.

Ojalá…

Autor: Escritora Sx Bipolar

Creative writer, bookworm, Netflix junkie, cat-lover, Ballet enthusiast, and tobacco is my fucking addiction...

Un comentario en “Ojalá fuera poetisa – una declaración erótica –”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s