Lo perturbador del movimiento #MeToo Mexicano

#yoconfieso

Durante muchos años pensé que decir “mujer feminista” era un pleonasmo. Hoy, después de todo lo que ha estado sucediendo en redes sociales con los movimientos de denuncia (escondidos la mayoría en anonimato), me parece que no lo es. Con un dejo de tristeza, me doy cuenta que no todas las mujeres son en realidad feministas y el daño que ha dejado esta nueva ola de mujeres que se claman como víctimas de violencia de género, puede cambiar el rumbo del feminismo.

Sí, estoy de acuerdo en que se rompa el silencio. Es necesario. Cuando surgió el movimiento #MeToo estaba contenta, sobre todo porque soy víctima de violación (y fue tan brutal que acabé en el hospital, tenía apenas 19 años y también fue un hombre con poder) y yo no tuve el valor de denunciar (ni lo tendré), además de creer por muchos años que había sido mi culpa.

Un claro ejemplo de feminismo fue el movimiento el año pasado en Argentina buscando que el aborto fuera legal. Y no. No lo lograron. Eso demuestra que es real el patriarcado.

Aunque jurídicamente en México ya no existe un sistema patriarcal, pues tanto hombres, como mujeres, gozan de los mismos derechos, no hemos podido derrumbarlo en la realidad. No existe una paridad. Continúa la violencia contra grupos sociales desfavorecidos, como la comunidad LGTBQ y las trabajadoras del hogar. No es lo mismo reconocer los derechos que permitir ejercerlos. Hay una gran diferencia, y sí, cuando se trata de luchar por los derechos de la mujer, son hombres quienes tienen la última palabra.

Lo que me resulta perturbador de estas denuncias es que, además de hacerlo de manera anónima, muchas hablan desde el odio y la maldad. Me parece que muchas mujeres ni siquiera han leído a Simone de Beauvoir, por citar sólo a una. El feminismo es un movimiento social incluyente y su esencia es procurar una vida libre de violencia entre seres humanos, sin hacer distinción entre mujeres y hombres.

Y me parece sumamente violento destrozar a través de redes sociales la reputación de hombres y mujeres con testimonios que ponen en duda su honestidad y veracidad.

Me queda claro que el sistema judicial en México no funciona. Es corrupto y muchas mujeres no denunciamos porque no hay un estado de derecho que realmente nos proteja. Ni siquiera existe en las autoridades empatía con las víctimas.

El feminismo inició en el siglo XVIII por la desigualdad jurídica y ha evolucionado con el paso del tiempo. Son muchas corrientes, algunas muy radicales, pero todas se basan en terminar con un sistema en el cual, en la mayoría de los casos, la violencia es perpetrada por hombres. Todo tipo de violencia.

Pero yo sí creo que no todos los hombres son machos, abusadores, violadores y asesinos y no puedo tolerar que exista odio entre seres humanos. No se debe darle una carga negativa a un hombre sólo por serlo y creer que estás durmiendo con el enemigo.

La intención del #MeToo Mexicano pudo haber sido desde el miedo latente en las mujeres por denunciar formalmente ante un Ministerio Público. Pero dar falsos testimonios va en contra del feminismo.

Veo que muchas han confundido relaciones tóxicas con violaciones, maltrato laboral con acoso sexual o denuncian a hombres que no les resultan atractivos, pero fueron galantes con ellas.

El otro día, platicaba con mi sobrino de apenas 19 años y, como buena tía soltera borracha que soy, me confesó cuando le pregunté por qué no tenía novia, que le daban miedo las mujeres. “Ya no puedes decirle nada a una mujer o tocarla porque te acusa de acosador”. Se me rompió el corazón cuando escuché sus palabras. No supe qué contestarle.

Una cacería de brujas, injurias, calumnias, difamaciones y el anonimato, van en contra no sólo del feminismo, sino también de la paz. Y eso es lo que me perturba. No podemos ir por la vida atacando. Es verdad que la violencia genera violencia y estos movimientos alejan cada vez más al ser humano de lo que único que realmente importa: el amor.

La estupidez que ha generado la sobre carga informativa, la manipulación masiva a través de las redes sociales y la poca ética en medios de comunicación de viralizar noticias falsas, están dividiendo a los seres humanos, ya no importa si son hombres o mujeres. Percibo odio, fanatismo, intolerencia y acoso.

Es real el empoderamiento femenino y la sororidad, la lucha sigue en pie, pero simplemente no puedo apoyar a mujeres que hablan desde el odio y la maldad, llegando a una vil venganza. Ellas no son feministas. Que hablen, sí. Admiro la valentía al denunciar y agradezco a cada una de las mujeres que hasta han puesto en peligro su vida por luchar por mis derechos, pero dar falsos testimonios, por la razón que sea, me parece sumamente violento también.

Mi lucha es por el amor y ver todas las conductas generadas por las redes sociales, me comprueban que ya no importa quien es o no feminista, nos alejamos cada vez más del amor y eso es lo que va a provocar la extinción del Hombre, no el cambio climático.

Si tan sólo le quedara claro al ser humano que no hay distinción alguna entre nosotros, a pesar de las diferencias evidentes, que todos merecemos vivir en libertad y sin miedo, gozar de los mismos derechos y cumplir con las mismas obligaciones, que la educación y la cultura son la base para generar cambio y que el respeto a tener diferentes opiniones es fundamental para el diálogo y el consenso, no sería ni siquiera necesario el feminismo.

Seguiré participando en el feminismo a través de la Literatura, y aunque ya he sido censurada, no dejaré de luchar por todas las mujeres, pero el #MeToo Mexicano es algo que ya no puedo tolerar y sólo espero que aquellas que tenemos claro hacia donde queremos llegar siendo feministas, logremos pronto una vida libre de violencia entre seres humanos. Ojalá…

***

Autor: Escritora Sx Bipolar

Creative writer, bookworm, Netflix junkie, cat-lover, Ballet enthusiast, and tobacco is my fucking addiction...

4 comentarios en “Lo perturbador del movimiento #MeToo Mexicano”

  1. Sandra, muy de acuerdo en que lo más valioso es no alejarnos del amor y lograr acercarnos todos más y defender nuestros derechos como seres humanos. Igualdad entre nuestros géneros y respeto. Es una lucha constante y difícil por la que vale la pena seguir buscando alcanzar y mantener. Gracias por tus palabras que estoy seguro hacen eco y resuenan fuertes en muchas más personas. Mi admiración y respeto por ti siempre.

    Le gusta a 1 persona

  2. Me han pasado tu comentario para pedir mi opinión, así que te la paso a ti también, porque consider o que es delicado, en estos momentos, acercarse a las audiencias con ideas imprecisas que confundan, a pesar de sus buenas intenciones. Disculpa que haya repetido el comentario a fin de ponerle esta introducción.
    Considerar que cualquier intento por revindicar los derechos de la mujer es intencionalmente feminismo es muy simplista, tanto como suponer que para serlo debes haber leído a Beauvoir! Porque donde dejas entonces a las mujeres iletradas?
    Una persona que denuncia tiene el derecho de hacerlo desde donde se encuentre en su interior, y si es desde una emoción o sentimiento negativo eso no le quita ese derecho. Acepto que no es lo más enaltecedor para todos, hombres y mujeres, pero tratar de anular esas reacciones y ese derecho no es válido. Me gustaría en todo caso ver una propuesta y no negar la razón de ser de las cosas.
    Muchos hombres se quejan de ahora ser ellos víctimas, pero cuantos conoces de le pongan un alto a sus compañeros cuando actúan desde su machismo, intencional o no? Debemos todos sensibilizarnos, ser empáticos y compasivos con el otro sin importar el género, y no veo eso en tu comentario. Eres simplista, y además, el cambio climático si esta acabando, no sólo con nuestra especie, sino con las demás!

    Me gusta

    1. Gracias por tomarte un tiempo para compartir tu opinión. Estoy de acuerdo en denunciar, lo dije. Que se rompa el silencio. Estos movimientos han evidenciado lo violento que es el machismo en todos sus matices y niveles, pero sostengo mi postura que hacerlo de manera anónima, aunque sea un derecho, tampoco es la manera de derrumbar el sistema y esta “guerra declarada” entre mujeres y hombres (por lo menos en México) no permite justo esa sensibilización, empatía y compasión que mencionas. Y así nada va a cambiar. Todo lo contrario y, por lo mismo, también es de importancia crítica la educación. Un movimiento social que verdaderamente busque un cambio no puede ser irracional, ni hablar desde el odio o buscando venganzas. Y sí, soy simplista porque insisto, mi lucha es por el amor. ¿Mi propuesta? Haber escrito una novela que defiende el derecho que tienen las mujeres de disfrutar su sexualidad, por eso es importante la lectura y no sólo acusar en redes sociales (la herramienta de manipulación masiva) con testimonios dudosos y escondidos en el anonimato. Y si en verdad prevaleciera el amor entre nosotros, sin importar el género, la situación del ser humano sería otra, incluyendo el cambio climático, que sólo te comento el mismo ser humano fue quien lo provocó demostrando que somos la especie más depredadora y destructiva sobre la faz de la Tierra y no me extraña que si ni siquiera somos capaces de respetarnos entre nosotros, respetemos, cuidemos y valoremos el planeta en el cual habitamos. Me parece que estamos cerca de un punto de no retorno y mientras existan ataques, difamaciones, violencia y esa necesidad de imponer posturas buscando control, podrán seguir los movimientos de denuncia en redes sociales, pero tristemente estoy segura que justo así, nada va a cambiar. Se necesitan reformas legislativas y políticas públicas que protejan los derechos de todos, no sólo de las mujeres, hay otros grupos sociales desfavorecidos, como aquellos que tienen alguna discapacidad y ni siquiera existe una inclusión laboral para ellos. El entorno socio-político y económico en nuestro país dificulta un estado de derecho y es lamentable la procuración de justicia para todos aquellos quienes han sido privados de sus derechos.
      Gracias por leerme.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s