Cuando la compatibilidad significa desigualdad

Filosofía de nuestra #reinamaeve

Durante todos estos siglos, las mujeres han sido espejos dotados del mágico y delicioso poder de reflejar una silueta del hombre de tamaño doble del natural.

Virginia Woolf, Una Habitación Propia

Concebí la idea de escribir tres ensayos sobre la idea de la otra mitad y la compatibilidad en el amor romántico. En el primer texto discutí la idea de la búsqueda de la otra mitad, su origen, así como su imposibilidad lógica. En el segundo texto describí cómo a pesar de que la compatibilidad implica semejanza, también viene con su inseparable opuesto; la diferencia. Propongo que un amor más durable y realista, va más allá de regocijarnos en la experiencia conjunta de reafirmación de la semejanza; es el ejercicio cotidiano de aceptar la diferencia y aprender a gestionar el conflicto.

En este texto, quiero analizar aspectos de desigualdad y poder en las relaciones íntimas. El feminismo desde su inicio, ha buscado identificar y analizar las desigualdades existentes entre hombres y mujeres. Con el tiempo, el feminismo ha expandido su análisis sobre la desigualdad social y comenzó a incluir no sólo aspectos de género, sino también aspectos de clase, raza, etnia, orientación sexual, etc. A esta aproximación se le llama feminismo interseccional. La idea de que existe una jerarquía (simbólica y material) entre categorías está al centro de este tipo de análisis; el hombre por encima de la mujer, la “raza blanca” por encima de la “raza de color”, los ricos por encima de los pobres, la heterosexualidad por encima de homosexualidad, etc.

Analizar la desigualdad en las relaciones íntimas es un asunto espinoso, no sólo porque existen una multitud de factores que están en juego, sino porque además existe una interacción dinámica entre los participantes (una dialéctica). Desde aquí acepto que voy a simplificar un poco y me voy a abocar a situaciones con las que he tenido más experiencia personal pero que creo pueden ser generalizables a muchas otras mujeres en relaciones heterosexuales.

Empecé citando una frase de Virginia Woolf de su ensayo Una Habitación Propia que nos dice que las mujeres somos espejos mágicos que reflejan a los hombres, y que idealmente los hacemos ver más grandes de lo que son. Indudablemente esto pasa cuando hay admiración en una relación. Lo cual en sí no tiene nada de malo, es maravilloso admirar al ser amado y ser admirado de regreso. Esa fascinación/admiración es parte de la alquimia que existe en las relaciones románticas. El otro te muestra un mundo que te es diferente, atractivo e intrigante.

Bajado a mi experiencia personal, es un clásico que los hombres heterosexuales admiren nuestra belleza y diversos otros atributos generalmente muy femeninos (ser ordenadas, comprensivas, cuidadoras, detallistas, etc.). En contraste, nosotras admiramos su valentía, destreza, inteligencia, perseverancia, etc. A mí en particular, me gusta que admiren mi inteligencia, sin embargo, en algunas de mis relaciones parece que más que admiración lo que tengo que ganar es su respeto, que me vean como su igual (ya con eso vamos de gane). La valentía e intrepidez en una mujer puede ser un arma de doble filo, y más que producirles admiración puede resultarles aterrador. La perseverancia y constancia puede ser percibida como egoísmo en su manifestación femenina. Luego entonces, parece que culturalmente no se admiran de la misma forma entre los géneros ciertos atributos y que hay atributos más deseables que otros para cada uno de los géneros.

Analizando de forma retrospectiva mis relaciones pasadas, me doy cuenta de cuanta influencia tuvieron ciertos hombres en mis intereses y preferencias intelectuales, artísticas y estilos de vida. Eso tampoco está mal en principio, yo creo que es muy lindo expandir los horizontes individuales, enriquecerse y nutrirse. Lo que no estoy segura es que yo los influí de la misma forma, es decir, que hayan abrazado con la misma apertura el mundo que yo ofrecía. Y aquí no estamos hablando de todo o nada, por supuesto que existen grados de influencia, y hay influencia mutua. Mi pregunta se refiere a lo que domina en la relación. ¿Qué es lo que predomina en el espacio común? Esto puede ir desde el tipo música que se escucha, el tipo de autores que se leen y son admirados, el tipo de expresiones artísticas, el tipo de pasatiempos. Mi impresión es que yo les he dado más espacio a ellos durante nuestros tiempos compartidos y que varios de mis gustos e intereses se quedan en mi espacio privado, de los cuales ellos ni se enteran. Por dar un ejemplo prosaico, una vez tuve un novio al que le chocaba mi música, por tanto, sólo escuchábamos su música cuando estábamos juntos. En su momento no me molestó, yo me adapté. Y ése es mi punto, ¿quién termina adaptándose al otro? ¿Es esto un síntoma de desigualdad en la relación?

Como mencioné al principio, buena parte de una relación es aprender a gestionar el conflicto que irremediablemente aparecerá. Tener conflictos de pareja no es malo en sí. De hecho, me parece sospechoso, cuando hay parejas que dicen que nunca se pelean. ¿Por qué? ¿Es porque hay una persona que siempre dice que sí a todo? ¿Se subordina? Si alguien se subordina todo el tiempo, ¿es una relación entre iguales? Yo entiendo que es importante ceder y encontrar puntos medios, especialmente para decisiones conjuntas. Pero para llegar al punto medio, se requiere andar el camino de la negociación; un camino tortuoso lleno de conflictos. Hay –por supuesto–decisiones más trascendentes que otras, por ejemplo, decidir que se va a comer hoy no es muy trascendente, decidir la dieta que se va a seguir por los siguientes años es mucho más trascendente. Aquí, me quiero enfocar a las decisiones más trascendentes, las de mayor impacto. A través de los años, he observado en mí misma y mujeres a mi alrededor, que las decisiones trascendentes generalmente son tomadas por ellos y nosotras nos acoplamos. Un ejemplo que me ha tocado vivir es el siguiente, he visto pocas veces que un hombre (funcional) abandone sus planes por seguir a una mujer. Por el contrario, me ha tocado atestiguar en mí y en otras innumerables veces, cómo podemos dejar nuestros planes por seguir al otro. No lo decimos así, siempre decimos que es lo mejor para la relación, la familia, por seguir juntos. Ahora con más experiencia, siempre me pregunto, pero, ¿lo negociaron? ¿La mujer se preguntó seriamente lo que ella quería hacer? ¿Fue acaso considerada seriamente la otra posibilidad? ¿Hubiera estado dispuesto él a acoplarse al plan de ella?

Existen muchos discursos culturales que median el tipo de situaciones que planteé. Además, requiere un gran esfuerzo de introspección verlo. Una vez una amiga me dijo que ella se había dado cuenta que cada vez que tenía una relación con un hombre, había como un impulso interno de convertirse en la persona perfecta para él. Me sorprendió, me resonó. Y luego comencé a analizar situaciones en donde justo yo misma hacía eso, en su momento lo interpretaba como admiración, apertura hacia el otro y maneras de evitar conflicto; ahora lo veo como parte de esa desigualdad simbólica entre hombres y mujeres. Hoy intento ser menos ese espejo mágico que los refleja a ellos y pasar más tiempo en mi habitación propia.

Sigue a Maeve en Twitter:@reinamaeve

Si te interesa contactar con Maeve, puedes enviar un correo a: maevereina@gmail.com

Autor: Escritora Sx Bipolar

Creative writer, bookworm, Netflix junkie, cat-lover, Pilates enthusiast, and tobacco is my fucking addiction...

6 comentarios en “Cuando la compatibilidad significa desigualdad”

  1. A veces, un poco como que te das cuenta y no, pensando que quizá uno está equivocada y es lo mejor. Después con distancia: te das cuenta de la tremenda desigualdad en las decisiones. Gracias por compartir esta información.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s