Mi experiencia narcisista Parte 1

#yoconfieso

La verdad hasta le hice un favor con la foto de referencia. Mi narcisista no es tan guapo, de hecho no es un hombre que detenga el tráfico como tal (se sabe sacar partido), pero yo me enamoré perdidamente de él por más de un año y lo único que entendí es que resulta IMPOSIBLE amar a alguien que sólo se ama a sí mismo, al grado de ser un trastorno de personalidad. Y antes de que me digan que eso me pasa a mí por salir con un narcisista y que seguramente tengo una baja autoestima por aguantarlo, mejor les cuento toda la historia.

Lo conocí en Facebook. Es raro que yo solicite amistad en esa red social, y más a un desconocido, pero la noche que me apareció en mis sugerencias de amigos, algo me jaló y de manera muy intensa. A los pocos minutos me aceptó y fue él quien me saludó por el chat con un simple emoji de Like y uno de guiño. Y así empezó.

Me metí a su perfil y descubrí que es una figura pública. Escritor y filósofo. Ha publicado solamente un libro, que es más bien su manifiesto, y debo reconocer que le ha ido muy bien, creo que ha vendido casi 10 mil ejemplares y ya lo tradujeron al inglés y al francés. Da conferencias y es usual que lo entrevisten.

Resulta además que teníamos en común tres amigos, que son hermanos y son hombres importantes en mi vida. Los conozco desde la adolescencia y eso me dio un poco de confianza, no era un perfecto desconocido.

Empezamos a platicar virtualmente y en aquella primera conversación le dije que compraría su libro pronto y le avisaría cuando lo hubiera leído. Pasaron algunos días, fui a la librería y adquirí su obra. Es un muy buen libro. Te mueve las entrañas y te hace reflexionar. Cuando lo terminé de leer, lo busqué y ahí comenzaron los halagos. Sin saberlo, justo en ese momento me convertí en una presa más.

Unas semanas después, lo conocí en persona. Fuimos a una fiesta en casa de los hermanos que son nuestros amigos y como groupie llevé el libro para que me lo dedicara. Cuando lo vi a lo lejos y nuestras miradas se cruzaron, mi corazón se aceleró de manera inmediata.

Es importante hacer un paréntesis ahora para contarles un breve historia dentro de la historia. Cuando tuve por primera vez enfrente a mi narcisista encantador, sentí un tremendo deseo sexual. Supe lo que en realidad significa la infatuación. Y ahí estuvo el problema. Antes de conocerlo, yo no tenía vida sexual. Soy víctima de violación (y dos veces) y pasé un par de años en terapia lidiando con esos traumas que me callé muchísimo tiempo. Llegué a pensar que jamás sentiría deseo sexual otra vez hasta que apareció en mi vida. Eso propició que la relación avanzara, en lugar de mandarlo al carajo desde el primer día. Yo sabía a dónde me estaba metiendo, pero yo no quería ser su pareja, yo quería coger y sentir nuevamente placer.

Volviendo a mi experiencia narcisista. En nuestro primer encuentro, me dejó saber que recién había terminado una muy larga relación y puntualizó varias veces que no le interesaba más una pareja. Nunca. Lo dijo a modo de advertencia. A mí me valió madre eso. Yo no busco novio. Pero andaba dolido, a él lo habían dejado. Entonces, supe que debía ser prudente y discreta. Después de esa fiesta, el juego de seducción fue cínico de mi parte. Soy tenaz y paciente cuando quiero algo.

Pero en un principio me condicionó vernos sólo con amigos y en situaciones sociales. Yo salía corriendo al llamado, pero ojo, era porque quería, nadie me obligó. Yo tenía claras mis intenciones, pero respeté su duelo y poco a poco nos acercábamos más. Hasta que llegó el día que por fin me invitó a su casa. Pasaron tres meses para que sucediera y otra vez la que se ajustó a su agenda fui yo.

Esa primera velada fue muy seductora, al menos para mí. Ya saben, una excelente conversación, con buen vino y música. Mota y tabaco. Yo estaba en la gloria porque soy sapiosexual por obvias razones y tenía enfrente un hombre que además de excitarme con su mente, me provocaba deseo sexual. El combo perfecto. Pero no quería ser tan cínica, de pronto sigo siendo víctima de nuestra doble moral, así que sólo le coqueteé lanzándole muchos halagos y él hizo el primer acercamiento físico. Me sorprendió saliendo del baño, me tomó por la cintura y me besó. Yo volé. Empezó una sesión ardiente de besos y caricias, de horas y yo no podía creer que estaba experimentando por fin deseo sexual de manera natural y sana.

Esa noche no cogimos, estábamos un poco borrachos y pachecos, pero me quedé dormida entre sus brazos. Y suda belleza, por lo que me perdía en su olor. Despertamos hacia el mediodía y después de una sesión de besos y caricias, nos levantamos, me invitó a almorzar y después me marché a mi casa con una sonrisa en la cara.

Yo quería gritarle sin pudor las ganas de ser suya, pero tenía presente su recién ruptura y no quería espantarlo. Los mensajes cesaron un par de semanas y el pretexto para verlo nuevamente fue una mota. La quería compartir con él de lo buena que estaba, así que le escribí y a los pocos días nos vimos, otra vez cuando él quiso. Yo soportaba todo porque quería coger.

La segunda velada fue muy incómoda. Tensa. Me trató como una groupie más. Eso no me gustó, pero le seguí la corriente y no le di mucha importancia. Yo sabía que es un narcisista y ojalá no se ofenda, pero no creo, hasta él mismo va por la vida clamando que lo es. Esa noche sí me dieron ganas de terminar. No le veía el caso. Porque al parecer no comprendía lo que en realidad buscaba yo con él.

Fue un buen hombre al principio, gentil y caballeroso. Además de mis pensamientos lujuriosos, sí me enamoré y perdí la cabeza sin saber que a la larga eso me iba a provocar dolor. Yo tampoco soy una persona con buena salud mental y desarrollé una obsesión con él. Quería a costa de lo que fuera meterme a su cama y con suerte no salir de allí por varios días…

… continuará…

Autor: Escritora Sx Bipolar

Creative writer, bookworm, Netflix junkie, cat-lover, Pilates enthusiast, and tobacco is my fucking addiction...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s