Por qué muchas mujeres callan…

#yoconfieso

Cuando se vive en un sistema patriarcal, es complejo que una voz femenina sea escuchada y, sobre todo, valorada y respetada.

Apenas hace unos días, me di cuenta de lo arraigado que esté el patriarcado todavía. En una reunión familiar, al terminar de comer, los hombres se fueron a dormir una siesta y las mujeres nos quedamos lavando platos y limpiando la mesa. Más claro, ni el agua. Y en realidad este ejemplo es burdo, pero demuestra que, al parecer, las mujeres estamos obligadas a servir y ser sumisas.

Se requiere de valor para ser feminista, no cualquiera tiene las agallas de luchar por un grupo social desfavorecido, defendiendo sus derechos y procurando una vida equitativa libre de abuso y violencia.

Pero hay varias razones por las cuales las mujeres callan y no se atreven a denunciar cualquier tipo de violencia de género.

La primera es el miedo. Miedo de reconocer que has sido una víctima. No importan las circunstancias y el tipo de abuso, pero es muy complejo hablar sobre lo mismo pues normalmente la sociedad cuestiona minimizando el abuso y en algunos casos, la víctima es culpada, juzgada y atacada.

Además, por lo menos en México, el sistema judicial no funciona. Todos son inocentes hasta que se comprueba su culpabilidad, pero demostrar que fuiste víctima de un abuso, y sobre todo sexual, no es tarea sencilla. En este país corrupto dónde todo se compra, es muy sencillo para los abusadores y violadores librarse de una denuncia.

Muchas veces, si alguna mujer valiente decide denunciar a su agresor, ni siquiera es escuchada y no encuentra una empatía real por parte de las autoridades que le dé entereza para sobreponerse del abuso y buscar justicia.

Un estudio de ONU Mujeres del 2016, reveló que en México cada año al menos se reportan 15 mil violaciones y únicamente solamente un caso entre cinco, recibe sentencia. Y los violadores continúan en libertad y al acecho de más víctimas.

Lidiar con el estrés post traumático después de una situación de violencia de género es crudo. Puedes hasta llegar a creer que tú provocaste que abusaran de ti. Y con esos sentimientos debes enfrentar el juicio y cuestionamiento sobre la “verdadera razón” que existió para que alguien, quien sea, haya abusado de ti. Se necesita tiempo para procesar el hecho de que fuiste víctima y reconstruirte después de un abuso es difícil. No es sencillo ni nimiedad hablar sobre eventos traumáticos y en muchos casos es necesario el apoyo profesional para sanar las heridas tanto físicas, como emocionales y psicológicas que acarrea cualquier situación de violencia de género.

Poco a poco, gracias a una nueva ola feminista, las mujeres están alzando la voz y lo primero que se cuestiona es el tiempo que les tomó hablar sobre ello y denunciar. Yo fui víctima de abuso sexual a mis 19 años y hasta veinte de años después comencé a hablar de ello gracias a que asistí a una terapia de psicoanálisis por más de un año con la cual aprendí que no fue mi culpa y mi pasado no es sentencia de vida. No puedo cambiar lo que viví, pero me quedó claro que ser fuerte no se trata de callar y evadir el dolor, es más bien la capacidad de aprender y sostenerse para vivir.

No importan las circunstancias, no existe justificación alguna para la violencia de género. Yo no fui capaz de denunciar a mi agresor y enterré por mucho tiempo en mi memoria su bajeza y crueldad. El ser violada tan joven, provocó que no tuviera una vida sexual sana y placentera, y que me involucrara en relaciones tóxicas y en ocasiones hasta sado-masoquistas por varios años. Y callarse no sirve de nada, de hecho, lo hace más doloroso y nadie debe cargar solo el hecho de haber sido víctima de un abuso.

Las consecuencias de cualquier acto de violencia de género son graves y dolorosas. Además, es muy triste que las mujeres no estamos a salvo en este país y debemos cuidarnos todo el tiempo pues estamos expuestas a sufrir de maltrato bajo el yugo de hombres machistas. Según la Organización de Naciones Unidas, en México se cometen siete feminicidios al día. Una cifra realmente alarmante.

Si has sido víctima de violencia de género debes buscar apoyo profesional para ayudarte a sobreponerte del daño y si eres más valiente que yo, debes denunciar. Para mí fue muy tarde, espero de corazón que para ti no lo sea.

Autor: Escritora Sx Bipolar

Creative writer, bookworm, Netflix junkie, cat-lover, Pilates enthusiast, and tobacco is my fucking addiction...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s