El derecho a mis orgasmos

#yoconfieso

El derecho a una sexualidad sana y placentera parece ser negado a las mujeres. Durante siglos, el papel de la mujer ha sido meramente reproductivo o es vista como un simple objeto de deseo del hombre; poco importaba la satisfacción sexual de las mujeres.

Tras la revolución sexual y el lanzamiento de la píldora anticonceptiva, las mujeres tomaron conciencia de su propio cuerpo y, poco a poco, se han eliminado del colectivo imaginario tantos prejuicios y tabúes de la vida sexual de las mujeres.

Así, la educación sexual es pilar para gozar de una sexualidad placentera para cualquier ser humano.

Sin embargo, a pesar de la liberación femenina, muchas mujeres sufren de anorgasmia y esto acarrea una vida sexual frustrante.

La anorgasmia significa no poder alcanzar un orgasmo después de un tiempo de estimulación física. Es posible sentir deseo sexual sin llegar a la “petite mort”, pero carecer de orgasmos genera malestar físico, psicológico y emocional.

Las causas de la anorgasmia son multifactoriales. Depende mucho de la educación sexual que recibes, pero también influye si no practicas la masturbación.

Por otra parte, nos han hecho creer que un orgasmo debe ser provocado por la penetración, pero el porcentaje de mujeres que logran llegar al clímax de esta manera es muy bajo. Es mucho más sensible el clítoris y si no se estimula lo suficiente, es probable que la mujer no experimente un orgasmo.

Pero existen otras causas de la anorgasmia, alejadas de lo físico.

Por ejemplo, si eres una mujer que ha sufrido de abuso sexual en cualquier momento de su vida, es probable que enfrentes anorgasmia.

Me parece natural que una de las tantas consecuencias de una violación o acoso sexual sea la cancelación de tu capacidad de experimentar orgasmos. Cuando vives una experiencia traumática relacionada con el sexo, no es sencillo lograr una intimidad con un hombre tras sufrir un abuso sexual.

Nuestro cuerpo está invadido de zonas erógenas y es una maravilla que podamos sentir placer, por lo que ninguna mujer es frígida. Todas podemos gozar de orgasmos. No sólo somos seres destinados a la reproducción y conservación de la especie, y el sexo es fundamental para tener una vida plena.

No importan en realidad las causas de la anorgasmia, pues ésta es reversible. Es indispensable buscar apoyo psicológico si te enfrentas con ella. Y las dos posibilidades principales es que sea un bloqueo mental derivado por traumas o una consecuencia de la educación sexual que recibiste.

En un país machista, patriarcal, abusivo y de doble moral, pareciera que ser mujeres que disfrutan libremente del sexo nos convierte en mujeres fáciles, desechables y sin valor. El machismo se extiende hasta la cama y un hombre macho sólo busca su satisfacción.

Pero son ésos los prejuicios que debemos eliminar. Una mujer madura sabe que solamente ella decide lo que hace o no con su propio cuerpo y está consciente de su derecho de tener una vida sexual sana y placentera.

Además de la ayuda psicológica, la práctica es muy importante para revertir la anorgasmia. Es crítico que descubras tu propio cuerpo e identifiques lo que te genera placer. La masturbación es saludable y de esta forma, logras conocer tu propio cuerpo, para después poder guiar mejor a tu pareja cuando estén en la intimidad.

Sin ser puritana, reconozco que el tener un vínculo emocional genuino y sólido con tu pareja puede desencadenar que sea más sencillo alcanzar un orgasmo, pero en el tiempo donde todos van contra todos y el sexo parece una actividad en serie, es complejo hallar a una persona con la cual tengas una verdadera química sexual, que te permita gozar de una sexualidad sana y desbordantemente placentera.

Si acaso eres una de las tantas mujeres que lidia con la anorgasmia, es momento de que tomes cartas en el asunto y busques aquello que sea útil y necesario para ti para poder experimentar orgasmos. Es tu derecho y la salud sexual es crítica para ser feliz.

La terapia psicológica y la práctica son el mejor tratamiento para dejar de ser una mujer que, en lugar de disfrutar su sexualidad, la sufre. Está solamente en nosotras ejercer ese derecho y ser mujeres satisfechas que gozan de orgasmos, tanto solas, como acompañadas.

Libérate de prejuicios y defiende tu derecho a una vida sexual sana y colmada de placer. No te vas a arrepentir.

Autor: Escritora Sx Bipolar

Creative writer, bookworm, Netflix junkie, cat-lover, Pilates enthusiast, and tobacco is my fucking addiction...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s