Una cita especial

Talento emergente de Terror

Ella despertó de un profundo sueño en el que tenía una vida feliz: un esposo, un auto, una vida de lujo y lejos de sus padres. Pasaba el día entero con una sonrisa, pero el sol, mejor dicho, los rayos de luz que atravesaban por su ventana hasta su rostro, la despertaron.

Sin embargo, no despertó deprimida, a cambio de eso, una sonrisa enorme se le notaba en la cara. Giró el torso sobre su colchón y de un movimiento bajó sus pies al piso y se levantó… Esta vez sin costarle esos cinco minutos más. Se miró al espejo, el cual reposaba sobre un mueble donde ella solía colocar su maquillaje, su cartera, las llaves, uno que otro labial y también algunas joyas de fantasía y cadenas de oro.

En la pared a su derecha estaban pegados los pósters de sus bandas favoritas como: Slipknot, Iron Maiden, Apocalyptica, Marilyn Manson. Al centro de éstos, estaba su calendario, abierto en el mes de Mayo, con un tremendo tache en el día 8.

Se vistió, como era costumbre, agarrando lo primero que encontró en su armario: una blusa de manga larga, con patrones cuadrados de color negra y gris, un pantalón negro y sus ya desgastados tenis Vans, negros por supuesto. En alguna canción había escuchado que al vestirse de negro, pasaría desapercibida. Era lo que más deseaba.

Después comenzó a buscar eso que necesitaba urgentemente, sin mucho éxito. Buscó debajo de la cama, en cada cajón, incluso donde guardaba su diario, en el lugar especial, ése que sólo podía ser ocupado por la mota y el cuaderno donde ella podía expresarse libremente. Después de un rato, se dijo a sí misma: “Nadie va a notar si me echo un poco de aire en la cabeza o no.” Así que, se dio por vencida, o casi.

Recordó que Alicia a veces se metía en su cuarto a hurgar entre sus cosas. Tomó su celular, una cajetilla de cigarros Camel que tenía a medias, un encendedor de color rosa y sus llaves. Salió de su cuarto y al caminar por el pasillo tocó a la puerta de Alicia.

No recibió respuesta alguna. “¿Por que tendré una hermana tan hija de puta?” Se encogió de brazos y al bajar las escaleras, una nota la recibió en el último escalón, tirada, como si alguien hubiera tenido demasiado prisa para tomarse el tiempo de colocarla en un mejor sitio.

“Hay huevos y leche de chocolate en el refri.”

Al leer la nota, la tomó en la palma de su mano derecha y la apretó tan fuerte hasta hacerla una pequeña bolita, luego le prendió fuego con su encendedor y la tiró al piso, hasta pisarla. “¿ En serio cree que eso es un desayuno?”, pensó mientras salía por la puerta principal de su casa, para llegar a su cita ideal.

Caminó por la acera hasta llegar a la base de camiones, el lugar en el que los choferes siempre le dedicaban miradas pervertidas, chiflidos y piropos vulgares, con tal de llamar su atención, cosa que nunca ocurrió. Pagó un pasaje hasta el metro Zapata. El chofer le tomó la mano y le dijo: “Es gratis si me das una mamada”. Ella respondió “¿Qué dijiste?¡Idiota!” Cerró su puño y lo puso en lo alto, listo para darle un buen putazo cuando algo le hizo regresar en sí. “Que son seis pesos hasta el metro”, había respondido el chofer con una expresión de confusión. Ella sacó su dinero, un poco aturdida, se lo entregó al chofer y se dirigió al último asiento, en la esquina del camión.

Se puso a mirar a la gente en la calle: niños corriendo por un parque, señoras con sus bolsas de mandado y parejas besándose. Incluso notó a una pareja de hombres gay, dándose un buen atascón en un callejón. Ella sólo tenía su llavero de Pikachu, el cual vibraba, y de vez en cuando lo ponía entre sus piernas discretamente para darse placer a sí misma, desde que ya no se frecuenta con Fernando.

Cuando llegó al metro Zapata, bajó las escaleras y compró un boleto en la taquilla. Siguió el camino que lleva a tomar el vagón que tiene como destino Indios Verdes. Miró a la gente a su alrededor, pero no le veían como suele pasar siempre. El negro funciona bien, después de todo. Cuando iba hacía su ubicación favorita para esperar el metro, ni muy atrás, ni muy al centro, algo le llamó la atención.

En el bloque donde se colocan los avisos, un chico miraba detenidamente una hoja de color amarillo que estaba pegada en la madera: “Concurso de fotografía”

El chico llevaba lentes, camisa de color rojo y pantalones de mezclilla, con tenis negros, mochila grande y con cabello chino, largo. Ella se acercó disimuladamente y dijo: “¿Vas a participar?”

El chico la miró y quedó algo nervioso y a su vez emocionado. Entonces dijo: “No lo sé, piden reflejar algo femenino y no tengo modelo.”

Ella se plantó en la linea amarilla de precaución, sin dejar de ver al muchacho, dando la espalda al carril donde llega el metro y dijo: “Tómame una foto.”

El sacó su celular y de inmediato le tomó dos fotos, una en vertical y otra en horizontal. Ella sólo sonrió y con eso bastó para que él quedara hipnotizado. “¿Que hora es?”, preguntó ella. Él revisó su celular y marcaba las 3:23 P.M. del ocho de Mayo del 2017.

“Tengo que irme, pero espero que mis fotos te ayuden a ganar ese concurso.” Se acercó al muchacho, lo abrazó suavemente, y después muy fuerte, como una brisa que se convierte en una ráfaga de viento. Acercó sus labios al oído del muchacho y dijo: “Gracias por tu atención.”

El vagón del metro se escuchaba cerca. El primer aviso de que venía y rápidamente, las ruedas del tren comenzaron a hacer temblar el piso. Entonces la chica se alejó de él, dando media vuelta y corrió hacía las vías lanzándose, pues se le hacía tarde para llegar a su cita…

Bicho

Visita el blog de Bicho

 

Autor: Escritora Sx Bipolar

Creative writer, bookworm, Netflix junkie, cat-lover, Pilates enthusiast, and tobacco is my fucking addiction...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s