Erotismo como impulso de vida

#yoconfieso

Literatura erótica o cine erótico son ya lugares comunes que remiten al sexo de manera inmediata… sabes que ese libro tiene historias de sexo y esa película tiene escenas de cama… el sexo vende y vende muy bien, así logré la atención de muchos lectores y seguidores, y así fue también como uno de los libros con muy poco valor literario, escritos en el siglo XXI, se convirtió en best-seller mundial. El sadomasoquismo no incluye vuelos en helicóptero para cenar en un restaurante lujoso en la ciudad más romántica del mundo, con un hombre millonario, exitoso y, además, guapo… eso NO existe, no es real… son los lugares comunes que arrastran a millones de personas a ver escenas ardientes en una sala de proyección o leer fantasías y perversiones sexuales ajenas… y el erotismo poco tiene qué ver con el sexo… muy poco…

El erotismo en un término con origen griego representado por el dios Eros. El término “eros” se entendía como deseo, sensualidad y sexualidad. En ese preciso orden. Gracias al erotismo, el coito se facilita y permite una reproducción sana del ser humano. Deseo. Sensualidad. Sexualidad. En ese preciso orden. No es erótico un cuarto rojo lleno de elementos de tortura al cual ingresas previo a la firma de un contrato muy detallado. Pero eso vende. Yo no catalogaría esa película como cine erótico, sino como una basura e insulto al género literario y a la cinematografía, pero millones de personas alrededor del mundo leyeron el libro y corrieron al cine a verla… yo sólo pienso que si eso excita a las mujeres, andan un tanto confundidas, pues ser fanática de esa historia inverosímil me hace pensar que su vida sexual es, probablemente, un tanto rutinaria, escasa y, en ocasiones, aburrida.

El erotismo es el impulso de vida en el ser humano: es la capacidad de asombro, es aquello que se siente en la boca del estómago, insta a admirar, ya sea una cosa o al otro… ese hermoso deseo que se aloja en las entrañas y ese deseo no es sólo sexual. El erotismo debe ser el impulso de vida pues, además, se enfrenta con su opuesto: Tánatos, dios de la mitología griega que representaba la muerte sin violencia, la que te arrebata sutilmente la vida, por esa misma carencia de erotismo…

Paciencia, tenacidad y pasión son los hermanos del erotismo. Y la mezcla de esa virtud, esfuerzo y actitud de vida, combinado con erotismo, le regala al ser humano la posibilidad de encontrar la felicidad que tanto anhela y el poder de sentir y experimentar un deseo sexual sano, intoxicante y constante.

Por más perversa que tenga la mente, a mí no me excita en lo más mínimo que me hagan firmar un contrato para entrar a un cuarto de tortura, sólo porqué está muy guapo el anfitrión. Una novela que me parece sumamente erótica es “Diario de una Ninfómana” de Valerie Tasso, y una película de ese género es “The Pillow Book” de Peter Greenaway. Se las recomiendo a ojos cerrados, son obras bellamente provocadoras.

Los lugares comunes son peligrosos, el lenguaje pierde su valor y se originan concepciones erróneas, pero si uno los explota comercialmente, venden y venden bien. No se les olvide que somos seres de lenguaje en una aldea global, digital, con exceso de información y apego a la tecnología… pero a partir del lenguaje, las cosas y el otro existen, por eso, cada vez son más gruesos los diccionarios… Y no pasen por alto las dicotomías humanas dentro de los sistemas que engloban a los seres vivos: Día/Noche. Luz/oscuridad. Mujer/Hombre. Dios/Demonio. Amor/odio. Yo/Elotro y ad infinitum…

Cuando el opuesto de Eros aparece en la batalla celestial, se desata sin aviso el fin del deseo, sensualidad y sexualidad; se pierde el impulso necesario para la misma vida, ligado al mito fundacional, y llega entonces la muerte sutil sin violencia y, a veces, se experimenta de manera consciente y en carne propia.

Lo erótico juega un papel primordial en la existencia y supervivencia del ser humano y a la falta del mismo, irrumpe violentamente la tanatología, rama de la Medicina que nos ayuda a enfrentar y lidiar con la muerte, tanto propia, como ajena.

Lo erótico no es el acto sexual en sí, eso es sólo es una parte y es la final; no son medias de red y látigos, orgías y sadomasoquismo; el erotismo debe ser el estandarte en la guerra del hombre por su paso en el paraíso terrenal.  El sexo vende y con una historia de mal sexo, no se van a escribir jamás novelas o filmar películas eróticas, pero les comento algo con certeza: no existe mejor afrodisiaco que una mente perversamente kinky.

El erotismo es una actitud que busca el placer de todos los sentidos, tendiente a permitir y posibilitar la excitación física y el deseo sexual. Pero antes de abrirle las piernas a quién sea y hasta le permita torturarme con contrato firmado de por medio (si se me da la gana), primero deben seducirme con la mirada y una sonrisa cautivadora y atraparme con la mente… nutrir mi alma… alimentar mi cuerpo, provocar deseo sexual y así podré ser eróticamente tuya hasta la eternidad…

erotismo rojo

Autor: Escritora Sx Bipolar

Creative writer, bookworm, Netflix junkie, cat-lover, Pilates enthusiast, and tobacco is my fucking addiction...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s