Hipersexualidad. Enfermedad Promiscua.

#yoconfieso

Aquella mañana, desperté sola en una cama ajena, sin recordar, bien a bien, dónde estaba y porqué me encontraba, además, totalmente desnuda… Me incorporé, difícilmente, con un terrible dolor de cabeza, nauseas y mucha confusión. Tomé toda mi ropa regada por el suelo de esa recámara desconocida para mí, me vestí y, con temor, abrí la puerta y salí…

Sentado en la sala del departamento, vi a el hombre dueño del mismo o el que, supongo, pagaba la renta… Yo ni siquiera recordaba su nombre. “Buenos días, linda. ¿Quieres un café?” Yo sólo quería largarme de ese lugar y con pena respondí que debía irme ya mejor de su casa. Caballerosamente, se ofreció a acompañarme a mi coche. También lo rechacé. Además de no saber ni su nombre, tampoco me acordaba dónde estaba estacionado mi coche. Salí de manera apresurada y torpemente del departamento del güey que no sabía, en realidad, ni quién era ni cómo lo había conocido la noche anterior en un bar. Mucho menos sabía porqué amanecí en su cama desnuda. A eso de las 10 de la mañana, después del terrible walk of shame que enfrenté por todas las calles de La Condesa, caminando sola, en tacones, minifalda, blusa con escote pronunciado, medias rotas, despeinada y el maquillaje corrido, encontré mi coche una hora después. Me subí, prendí un cigarro y comencé a llorar de manera ahogada e incontrolable. No era, además, la primera vez que lidiaba con la pesadilla de despertar en casas ajenas un fin de semana, sin saber cómo había llegado justo ahí y bajo qué condiciones… nunca sabía, con certeza, si al menos se ponían condón… pero no podía detenerme, no era posible cancelar de mi vida esa acumulación de encuentros sexuales compulsivos, con muchos hombres desconocidos… y una que otra mujer.

Testimonio Anónimo Paciente con Trastorno Bipolar de 27 años.

La hipersexualidad es una condición en el ser humano de la cual se habla muy poco y no es un término común dentro del argot sexual. Enfrentar hipersexualidad, además de riesgos involuntarios como lo es el no practicar muchas veces sexo seguro, conlleva y desencadena una serie de emociones intensas en quienes la padecen, que incluyen culpa, remordimiento, vergüenza y, en ocasiones, hasta repulsión por esa misma conducta de tener relaciones sexuales a diestra y siniestra, con quién sea (una vez me cogí a un chofer de ADO en el baño del camión cuando se bajaron los pasajeros) … pero es IMPOSIBLE para la persona que enfrenta esta condición, detenerse y controlar su impulso sexual. Es la ingobernabilidad absoluta…

No es lo mismo que uno sea ‘caliente’ por pensar, un tanto seguido, en sexo y se camine por la vida con sentimientos y pensamientos lujuriosos. Todos los seres humanos, sin importar edad, raza, nacionalidad, preferencia sexual, religión y estrato social, tienen y experimentan, naturalmente, deseo sexual; es un impulso primitivo, rayando en lo animal. Los seres humanos tenemos la fortuna de contar con una experiencia sexual cargada de placer; nuestro cuerpo está invadido de zonas erógenas y una mente perversa es un gran afrodisiaco (cuando se coge bien, se puede coger por horas). Pero las personas hipersexuales afectan su vida personal, profesional, social y familiar por andar de “cogelones”, días y noches, con quién se deje encamar… sin querer provocarlo, pero sin poder evitarlo… es ocasiones, no se busca como tal el placer físico y acumular amantes, sino provocar y gozar de esa sensación de grandiosidad, inmortalidad, temeridad y omnipotencia, que ocasiona simplemente la cacería de la siguiente víctima.

Según Wikipedia, la hipersexualidad es “un aumento repentino o la frecuencia extrema en la libido o en la actividad sexual.” Así de puro y llano. Me parece que va mucho más allá… si te vas de Luna de Miel con el amor de tu vida, seguro tendrás todo el sexo que te sea posible, en cualquier lugar y a la hora qué sea… eso es voluntad, amor, vida sexual sana y pasión…

Pero si tu vida se ve afectada, como tal, por la necesidad COMPULSIVA de tener relaciones sexuales, por practicar intensamente la masturbación, por no protegerte de contagios de EST’s o embarazos no planeados, eso es una hipersexualidad y debes buscar ayuda de manera inmediata. Los efectos psico-emocionales que conlleva son crudos, te resquebrajan como ser humano y destruyen tu autoestima… te fragmentas por completo y tu contexto, realidad y mente son difusos y distorsionados…

El blog médico sobre salud en España, definen la hipersexualidad como “la adicción al sexo por un deseo incontrolado en quien la padece.”

La hipersexualidad puede derivarse con más frecuencia y complejidad emocional, en personas con condiciones psiquiátricas o que consumen algunas drogas. Es sumamente común en pacientes con Trastorno Bipolar durante episodios hipomaniacos o maniacos y debe saber detectarse el porqué una persona presenta, como tal, hipersexualidad y llegar a un diagnóstico certero y personalizado, para brindarle un tratamiento integral que lo ayude a salir de esa terrible adicción, superarla, porque como cualquier otra patología, pone en peligro la salud y misma vida de los adictos.

Si tienes o has tenido algunos de estos síntomas, es PROBABLE que seas un ser hipersexual y debes buscar ayuda de manera inmediata:

Sintomatología de Hipersexualidad:

  1. Pensar solamente en sexo afectando la capacidad de concentración en ambientes y lugares en los cuales no es posible tener sexo.
  2. Perder el control de tu comportamiento y decisiones sexuales; y no poder abandonar esa conducta aunque seas consciente de la misma, al grado de no poder enumerar tus parejas sexuales.
  3. Involucrarte en situaciones de riesgo y peligro por tener relaciones sexuales.
  4. Obsesión y compulsión por llevar a cabo fantasías sexuales.
  5. Tu sexualidad no es placentera, al contrario, no se obtiene satisfacción alguna y se desencadenan tras el acto sexual la culpa, el remordimiento y una baja autoestima.

Una actitud de vida muy diferente es tener relaciones de pareja abiertas; o el poliamor, tener amantes, fuck buddies y hasta one-night stands ahí de vez en cuando. Esas son conductas sexuales sanas. Cada quién es libre de experimentar sexualmente cualquier práctica que lo excite y explorar su propio cuerpo, placer y goce carnal. Todos los seres humanos tenemos derecho de vivir una sexualidad sana, satisfactoria, placentera y divertida.

Además, es usual que la hipersexualidad encrudezca con el paso de los días y viene muy de la mano con el consumo desmedido de alcohol y drogas, lo cual representa un riesgo aún más delicado, en todo sentido (físico y psico-emocional) a quién la padece.

La causa de la hipersexualidad es todavía desconocida y un tanto indefinida, sin embargo, la terapia psicológica es fundamental para cancelar de tu vida esta patología muy particular y destructiva; existen medicamentos que disminuyen y controlan la compulsión que orilla a tener una vida sexual insana.

La Sociedad Psicoanalítica de Mexico, A.C. cuenta con excelentes terapeutas, con cuotas accesibles para recibir apoyo y terapia psicológica, y poder superar y cancelar esta patología en tu vida para que puedas gozar libremente de una vida sexual y plena, controlada por tu deseo sexual natural, pero con una mente llena de fantasías sexuales perversas…

Teléfono Sociedad Psicoanalítica de Mexico, A.C.

(o1-55) 5553-3599

Dirección:

Av. México 37, Hipódromo Condesa, 06100, Ciudad de México, CDMX.

***

sex sex

Autor: Escritora Sx Bipolar

Creative writer, bookworm, Netflix junkie, cat-lover, Pilates enthusiast, and tobacco is my fucking addiction...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s